Translate

sábado, 17 de febrero de 2018

Por qué me sumo a la Huelga Feminista del 8 de Marzo.


Las huelgas son, desde los inicios del movimiento de las obreras, armas de combate contra el Poder ejercido en contra de los derechos y contra las Opresiones.

Las mujeres hemos usado ese Derecho a la Huelga desde hace siglos, para reivindicar y conseguir objetivos que iban a favor de todas las mujeres, combatiesen o no.

El Derecho a una jornada laboral digna y bien remunerada, el Derecho al voto femenino lograron objetivos para el conjunto de las mujeres, aunque sólo las que íbamos a la vanguardia de la lucha recibiéramos los palos, mujeres quemadas vivas ante reivindicación de aumentos salariales, y mujeres que quedamos señaladas para siempre por el Poder opresor, o por síndrome de stress post-traumático, después de recibir tortura, vejaciones, humillaciones y violaciones para callar nuestras voces.

Me sumo a la Huelga Feminista del próximo 8 de Marzo, por ideología política, sí esa que hace que muchas mujeres que se han beneficiado de nuestra lucha, para ejercer hoy día sus profesiones, nos rechacen, y digan que “no apoyan la politización del 8 de Marzo”, pues ellas preferirían que les regalasen flores enviadas a sus redacciones de televisiones o despachos de diputadas.

Lucho por las mujeres indígenas que se unirán a la Huelga desde Chile, las Mujeres Mapuche.

Lucho por las Mujeres Sin Tierra de Brasil, que pagan con su vida el hecho de ser pobres en un país en el que la Tierra es una conquista que ellas pagan con sus vidas, las de sus maridos, hijas e hijos.

Lucho por las hijas de las Mujeres, para que hereden una calle segura, en la que poder transitar sin miedo a cualquier hora del día o de la noche.

Lucho por cada Mujer ambientalista asesinada en las naciones hermanas de Latinoamérica.

Lucho por una Revolución, la Feminista, que será tan o más grande que las revoluciones del siglo pasado.

Lucho por cada mujer asesinada por decir “no”, “ya basta” o “a mí no me pegues más”.

Lucharé siempre por las Mujeres de los Barrios pobres, para que puedan alimentar sus vidas y las de sus familias con salarios dignos y Derechos Humanos garantizados, sea en India o en Egipto.

Lucharé toda mi vida por la Libertad de que cualquier Mujer pueda ser nudista o usar velo.

Pero, lo más importante es que lucharé siempre por un Mundo sin Egoísmo, al que podamos acceder por igual a la Educación, al Amor y a la Ciencia.

La Honestidad y generosidad de tantas Mujeres que cayeron en ese combate, para que todas fuéramos un poco más Libres y más Iguales, cada vez, serán mi escudo y mi insignia.

Jamás cejaré en mi empeño de luchar para que no haya Mujeres secuestradas por la Trata, Mujeres obligadas por la opresión a prostituirse.

Iré a la Huelga para que no colonicen nuestros cuerpos convirtiéndonos en incubadoras humanas para bolsillos burgueses.

Y personalmente, Lucharé para que las Mujeres Transexuales no vean secuestrada su actividad y pensamiento político, siéndoles sustituidos por cirugías, documentos y trabajos mal remunerados, disfrazados de “integración”, pues no nos falta ningún pedazo que pueda sernos dado para vivir en Libertad.



sábado, 13 de enero de 2018

“Pequeñas manos, pequeños pies”.



El abrazo de los niños que cuidé y amé con lealtad, salvaron mi vida de un abismo del que llegué a pensar que nunca saldría.

Echo en falta esos pequeños pies, a veces diminutos de bebé.
Aquellas preciosas manos, tan chiquitas, perfectas.

Podía contemplar la Gloria de la vida, acunada en mis brazos, y solía admirarla extasiada, por horas.

Mi vida adulta era terrible, pero no así mi infancia.

Recuerdo el abrazo de mi madre, que luego devolví a mis niños y niñas.

Recuerdo la risa de mi padre, muy contagiosa. Su cariño al dirigirse a mí mientras era, yo misma, una niña. También la devolví a mis niños y niñas.

En los momentos de soledad, me vienen a la mente esas preciosas imágenes, que serán por siempre mías.


Son mi tesoro y eso me llevaré de la vida.


Fotografía: G. Verswijver.

martes, 21 de noviembre de 2017

ARQUEOLOGÍA PARA TURISTAS.



Observo con preocupación cómo, desde hace bastante tiempo la excavación e investigación arqueológica del Patrimonio Pre-Hispánico en Canarias, se pone al servicio de la industria turística.

Sin el más mínimo rubor se extiende la idea de que inscripciones litográficas, cuevas rituales y lugares que han permanecido abandonados desde la década de 1970, se pongan al servicio de “ser visitadas por turistas, previo pago de entrada”, en detrimento de Museos de mucho prestigio, completamente abandonados, y hasta sometidos a expedientes de regulación de empleo, edificios ruinosos y condiciones lamentables para las colecciones.

Durante la historia de la arqueología llevada a cabo en Canarias se primó el estudio de momias huesos y cráneos en función de encontrar un eslabón que justificase la “pureza” de los primeros habitantes de Europa.

Se dejaron de lado esculturas, instrumentos rituales y religiosos y hubo una obsesión por las “momias” que fueron rescatadas de formar parte del abono agrícola de campos, caso del “Agadir de Valerón” en Gran Canaria.

El Patrimonio arqueológico ha sido totalmente, o en su mayor parte expoliado, por carecer de la Catalogación correspondiente a las Instituciones Universitarias, la Dictadura y su política de desprecio por la Cultura.

Se vuelve a encender la mecha con el hallazgo de la “Piedra Zanata” que fue la pieza clave para descifrar que alfabeto, y por tanto a qué cultura pertenecían las poblaciones pre-hispánicas de Canarias.

Se execró al descubridor de la pieza, comprada por el Gobierno de Canarias, y se le humilló profesionalmente, para toparnos hoy día con que la propia Institución que despreció esta vía de identificación, se la apropia, redunda en un trabajo ya hecho, para situar a los aborígenes canarios en las poblaciones romanizadas de la Libia antigua, con una cultura y población amazigh o mazígia, hecho constatado hace décadas con la pieza antes señalada.

Estaciones litográficas como Zonzamas, Lanzarote o Barranco del Cavadero, Fuerteventura o la mismísima Tindaya, que llevan esperando desde 1970 a ser catalogadas, son “aceptadas como letras” en 1983, y según noticia aparecida en “Canarias Ahora” el día 18 de Noviembre de 2017, “En dos años debe concluirse el estudio y habilitar una de las estaciones rupestres de Lanzarote para la visita pública”, para continuar a lo largo del cuerpo del artículo alabando el atractivo turístico de tales piezas patrimoniales que conforman la Historia de Canarias como “oferta de producto turístico”.

Tales afirmaciones las hace la Escuela Universitaria de Turismo de Lanzarote, y el estudio es el resultado de convenio con los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura, que se disponen a mercadear el Patrimonio para fines muy poco culturales, al menos para la población canaria, dado que se dirige al turismo.

El propio Museo Canario, situado en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, no posee en la actualidad unas instalaciones dignas donde exponer su inmenso acervo almacenado en más de cien años de actividad, siendo el primer Museo dedicado al estudio del legado Pre-Hispánico, y se le ha dado una opción muy poco ortodoxa, por llamarla de alguna manera, para obtener los fondos destinados a adquirir nuevas instalaciones.

El Museo de la Ciencia y del Hombre radicado en Tenerife, posee instalaciones adecuadas pero una colección más pequeña, y parece que, más dedicada a las visitas escolares y la pedagogía.

En la isla de La Palma, recientemente se abre un Museo con más de quinientas piezas expoliadas por la misma persona, que ahora las “ha donado”.

Dejando de lado este asunto tan farragoso, no se han realizado apenas estudios serios acerca de la vida, uso y cultura de los habitantes de Canarias en la época anterior a la Conquista española.

Se ha ignorado sistemáticamente esta inmensa riqueza patrimonial, se ha construido encima, se han construido hace muy pocos años, depuradoras de aguas ante hallazgos prehistóricos en municipios como La Oliva, Fuerteventura, y en definitiva se ha maltratado la Historia y el Legado Patrimonial de Canarias, que se pone esta vez en relieve, en función del rédito económico que puede derivarse de “ser visitado por turistas”, tildándolo de “oferta de producto turístico”, lo que me parece aberrante.

Seguirán mudas pues, terracotas, calificadas como “ídolos”, piezas que aún ni se ha logrado identificar en toda su valía y que se explican en base a suposiciones, cuando no a teorías disparatadas.

Se ignorará una vez más el culto a la Feminidad, parece no ser atractivo turísticamente, y seguirá la Ciudadanía de Canarias asistiendo como testigo mudo del despojo de su Patrimonio Histórico, ante la falta de miras de las Universidades de Canarias, que entretienen al alumnado excavando Iglesias en busca de botones y cerámicas de épocas posteriores, sin ser finalizada la Catalogación de los Bienes Pre-Hispánicos, que serán usados como despojos, cuasi botín de guerra, que mostrar a un Turismo de sol y playa.


lunes, 20 de noviembre de 2017

"Mi "Serra Pelada".






Mi infancia transcurrió entre “lárgate”, “viene mi padre y te tienes que ir”, y “mi madre nos ha dicho que no podemos estar contigo”.

Tal pareciera que vivía en Tennessee, siendo negra en 1945.

O en Varsovia, en el “Ghetto”, siendo judía en 1940.

Vivir en España y no responder al criterio “nacional-católico” imperante me convertía en Ciudadana de Segunda Clase.

Desencantada de la retórica soviética, por “no seguir un ideal machista” que respondiese a la moral comunista de aquellos años, fui deleznada de cualquier militancia.


Vi asesinar a Annuar El-Sadat, al Imam Khomeini bajar de un 747 de “Air-France” en Teherán después de un largo exilio. Todo eso cuando era niña, allá por 1979.


En la adolescencia se agravó, con los “Bájate de mi coche” y los “Si vas con “esa” la gente te va a mirar mal…”

Hasta bien entrada la edad adulta no tuve una relación sexual normal, que no fuera una violación, contacto subrepticio o un enorme rosario de calamidades.


Crecí viendo imágenes de esclavos que buscaban Oro en “Serra Pelada”, Brasil.

Fue entre 1980 y 1986, y se dejó de explotar en 1990, convirtiéndose el enorme abismo excavado en un lago.
Se descubrió en “Serra Pelada”, Estado de Pará-Brasil la mayor mina de oro de los últimos tiempos, de la que se extrajeron 2,5 toneladas de este preciado metal, anualmente entre 1984 y 1986.

En esos mismos años transité entre Madrid, Barcelona, Paris, y fui en auto-stop desde Barcelona a Roma, recorriendo gran parte de Italia. Desde los dieciséis años hasta los dieciocho me volví  “sujeto nómade”, lo cual transformó mi vida y mi carácter de forma irreversible.

Me identifico tanto con “Serra Pelada” y esta foto de Sebastiâo Salgado porque así veo el mundo desde que tuve ojos para las noticias.


Mi vida se convirtió en Revolución, por alcanzar a la “Ciudadanía de Primera”, una gente anestesiada por el Consumismo, el Dinero y los Bienes que les administraba la Social-Democracia europea, recién adquirida tras la muerte del Dictador, Franco.
Nunca, jamás pude soportar la prostitución, por mi sensibilidad Feminista, despierta desde muy temprana edad por el apoyo y asesoramiento de mujeres muy certeras en sus análisis.
La comunidad transexual de mi juventud, me rechazó por “extraña”, “ajena”, habiendo accedido a la única posibilidad de obtener dinero. El apoyo de mi familia fue siempre fundamental en mi formación, tanto académica como personal.


Pobres, subían y bajaban el agujero de “Serra Pelada” en busca de Eldorado, sólo que aquí nadie se hizo rico.


Mi vida fluctuaba entre copas, música, y cualquier cosa que me hiciera más llevadera mi existencia como “negra”, “gitana” o “judía durante el nazismo”.

Señalada, vejada públicamente por mi condición sexual, esta vida se convirtió en una soledad hecha de barro, sangre y oro.

Se perfectamente lo que sintieron los negros de EEUU cuando les obligaban a entrar y salir por la puerta de atrás.

He sido humillada por policías de aeropuertos por el simple hecho de ir al baño que, según ellos “no me correspondía”.

Hoy, después de una árida lucha, el mundo es diferente, al menos en lo formal, aunque sea de manera “pendular” dependiendo del arbitrio de los “hegemónicos”.
 El Imperio y las libertades fluyen entre la “tolerancia” y la “demonización” por parte de los “hegemónicos”, ostentadores del poder imperial.

Tales humillaciones a las que fui sometida, hoy en día son hasta Delito.

Nuestro capital Revolucionario se disipa entre matrimonios igualitarios, vientres de alquiler y demás opciones industriales, que van a parar siempre al mismo lugar: el Capitalismo.
Hace poco veía alucinada, y comentábamos en las redes, que se presenta como un “hito” que una mujer transexual sea portada de “Play-boy”, una revista machista y reaccionaria como ninguna. La Industria.

Me mantengo firme, creo en que se pueda viajar a “Serra Pelada” y encontrar una pepita de oro tan grande como mi cabeza.

El Oro de la Igualdad, la Verdad, la Honestidad, esas cosas tan poco apreciadas en estos tiempos de fascismo.

En los tiempos en que la transexualidad se presenta como una conquista, sólo si inviertes mucho dinero en quirófanos, y el resultado es “creíble”, “aceptable”. “¡Ay si quedas un poco rara!” como dice mi estimada Irantzu Varela.

En ese caso, quedarás relegada al vagón de cola y “nunca, jamás serás portada de “Playboy”…”

Sigo reivindicándome desde el Feminismo, en su aspecto más revolucionario y con un fuerte componente libertario, que me aparta ahora de las que suben y bajan las escaleras del abismo de “Serra Pelada”.
Creen que aún hay oro, y que puede extraerse.


Fotografía original de Sebastiâo Salgado.
Referencias:
-“Serra Pelada”-


lunes, 9 de octubre de 2017

LOCURA.





Muchas veces observo en silencio.
Los Modelos.


Ya sé cuáles son  los modelos cosificados que se van a dar en una interacción social.
Soy vieja. Tengo cinco mil doscientos años.
Veo como se acercan los chicos a la mesa de las chicas.


Veo como se me toma como “modelo”.


Tengo “seguidores”, miles de “me gusta”.

Colecciono puntos en Portugal por mis excelentes fotografías.

Soy leída, la gente observa mis dibujos.


Al final de los tiempos estoy sola.
Sólo una mujer. 

Madura.
En todos los sentidos.
Me gusta serlo. Sólo quería ser esto.

Un engaño enorme ha flotado entre mi verdadero ser y el modelo social cosificador, que me ha querido colocar en un puesto u otro.

 Siempre los he rechazado y eludido, con un pretexto u otro, escurridiza, áspera y bella serpiente.

Antes por mi juventud, mi inexperiencia.

Ahora, porque ya sé el resultado de la jugada.

No juego.

Detestada por mi inestable e incoherente opinión política.
Así debe ser la Política, está viva y es ineludible, basta abrir los ojos a la mañana.


Dicen que no soy, “porque disfruté de mis prerrogativas masculinas” durante una dictadura militar que acabó cuando yo tenía ocho años.
Dicen que “no puedo ser Feminista”.


España.


Ahora, colecciono secretos inconfesables que me hacen insoportable la convivencia y el amor con hombre ninguno.

No todos son negativos.

La mayoría sí, y mucho me temo que no tienen solución.

La grandísima mayoría.


¿No es la mayoría la Democracia?


Me descubrí portuguesa emigrando.
Me distancié del África Colonial española dónde me crié.
Mi verdadero ser comenzó a aflorar a los treinta años.
Brasil me lo regaló.
Gracias.


Hoy, soy tomada como excusa para sortear asignaturas.
Tomada por ingenua, cuando pretenden que llamarme “comunista” sea un insulto.

Lo es, a la inteligencia.


Mi única guía contra cosificaciones, mutilaciones y traumas: la inteligencia.

Lusitana, islámica, verdadera inteligencia. Sin fascismo. Comunista irreverente, fan de Al-Láh y de Muhammad, profeta libertario y violento.


“Qué bonito tu pelo”.

Stalin ordenó en 1930 que las mujeres pudiesen estudiar en todas las facultades universitarias y ejercer cualquier profesión.


“Qué cuerpo tan lindo tienes”.

Mieles que te llevarán a un fraude.
Aún vieja, con cinco mil doscientos años, intentarán colártela.


“…Demasiado puta para las santas, demasiado santa para las putas…” escribí hace casi veinte años.


Nada ha cambiado.


Pareciera que empeora con el paso de la Historia.
Con la inteligencia, todo empeora.

Miradas, gestos, corazonadas.

Sentimientos, desgarran lo imposible de la verdad humana.

Tal pareciera una catarata incoherente de vértigo y amargura.

Sólo es una Maldición, como canta el “Fado”.

Arrastro conmigo un cansancio de siglos.

Ni dormir lo sana, ni estar despierta lo empeora.

No es mío.


Ya desapareció la Hora, el Calendario y el Año.
Hace mucho que desaparecieron, para conturbarme, aún más.

Así ando por el Mundo, señalada, observada y cosificada.

Sé que sabes de qué hablo, compañera.

Sólo se hace el silencio cuando se expresa mi alma.
Y, de nuevo, como dice el “Fado”, “se hace un silencio que parece rezo, y cuando la escuchan parece religión, los que antes quisieron comprarla…


Siete de Octubre, píldora a la mañana que no pude tomar ante el control estricto del gasto, tarde de añorar.


Turno de papel en máquina expendedora, timbre y, al final de la tarde, guitarra portuguesa.


sábado, 2 de septiembre de 2017

“Fiera herida”. “…Sou fera ferida, no corpo, na alma e no coraçâo…”




No miró atrás, como decía la canción kitsch de Roberto Carlos.

Su trono seguía en peligro, y su alma de fiera así lo presagiaba.

La sexualidad rocambolesca de nuevo, quería apoderarse del Poder, y derrocarla.

El Stalinismo tendría que acudir de nuevo en su auxilio.

Colocó henna en su cabello, sus manos naranja la saludaron, y comenzó a recomponerse.

Habló con sus amigas, Atlántico Sur y Estrecho de Gibraltar.

Teléfono urgente, Feminismo a través de las Ondas.

Una masiva respuesta en contra de un ataque más, al trono que sólo los genios podían derretir, a fuego.

Acrisolada su alma, por genios, genias y seres mágicos desde la infancia, se volvió hacia la imagen de la Unión Soviética, puerto seguro para ella.

Resulta humillante que un hombre con problemas identitarios y sexuales graves, se te pegue como a un clavo ardiendo, de manera balbuceante.

Su alma hablaba más que él.
Ella se negó a dejarse confundir por una asesoría técnico-espiritual disfrazada de emociones e interés sexual.

“Farah no tiene confusiones” habían repetido a su oído Djins, Ifritas y el Viento Ruh, siendo ella apenas un bebé.


La guitarra brasileña de Villa-Lobos la transportó al silencio.

Sólo las cuerdas hablaban, ante la machacona insistencia del teléfono, que batallaba por abrir un hueco en la muralla que había construido por esos días.


Abrazó a su Soledad, la suya. No era de nadie, ni siquiera de ella. Era Independiente.


Como aquel corazón de Fado. 


“Coraçâo Independente”.


El aroma del café la trajo de nuevo a la realidad.


Se sirvió una taza, con leche fría, poca azúcar.


Pensó en Clarice Lispector: “El cazador puede convertirse en caza…”


Tomó café, y fumó. La guitarra brasileña seguía flotando entre nubes, negras y grises.


Deseó salir al camino de polvo. El de la India, Rajasthán, caminar gitana descalza, hasta envejecer y morir.


El peso del Trono de Plomo se lo impidió.


También su compromiso con su gente, amada gente.


 1, Septiembre, 2017.



Fotografía “Hospinal-Antigua, Fuerteventura”, Texto y fotografía originales de Farah Azcona Cubas, protegidos por Licencia de “Creative Commons


Djins, Ifritas: https://es.wikipedia.org/wiki/Genio

Viento Ruh: “…Al-láh usa la palabra "nafs" para Su propio aliento, y el usa la palabra "ruh" para Su propia alma. Estas mismas palabras se usan para nombrara el aliento humano y el alma humana…”
http://www.islamhoy.org/principal/secciones/sufismo/musica.htm

Músicas: 

Fera ferida
https://youtu.be/FOOnItOvIkc

Heitor Villa-Lobos "Suite Popular Brasileña" (Completa) Pablo De Giusto
https://youtu.be/Z2_LDC-WQQ0

Coraçâo Independente
https://youtu.be/NgMUBy0XdHI

viernes, 25 de agosto de 2017

“Misfits, Inadaptadas.”



Su amiga la miró apavorada cuando ella le espetó, “¡Somos unas marginales!”.


Tuvo que explicarle que a ellas, nadie las quería cerca porque eran mujeres acorazadas, que expresaban libremente su opinión, escribían lo que querían, sin interesarles réditos o fama.


Explicado esto, a su amiga le volvió la compostura al rostro.




Al poco tiempo hubo de pasar por el “Tribunal de los metros de Tela”.


Es aquel Tribunal formado por Guardianas de la Vestimenta, que se creen Feministas, y te acusaban, con sorna, en un nimio comentario sobre tus vestidos imperiales árabes, para poder decir luego que estás completamente loca, ante tu airada reacción.


Loca, y además terriblemente agresiva, con lo cual queda demostrada su Teoría de que “las Mujeres Transexuales no son Mujeres”.


Años atrás, el grupo de mujeres transexuales contemporáneas a los años ochenta y noventa que frecuentaba, la habían repudiado, por ser Feminista y no encajar en sus patrones de violencia de género, asumidas en un remedo de femineidad atrasada y bárbara.


También fue rechazada por no saber ocultar sexo subrepticio, por no saber ser ladrona, o delincuente.


Tenía ella, la virtud, o el defecto, de sacar de sus casillas a cualquiera que pensara que tenía algo identificado y resuelto, en cuanto a forma de vivir, pensar o ser.


Por negarse a mutilaciones y operaciones que la convertirían en una “muñeca”, citando su propio argot…


¡Ay!


¡Cuánta muñeca despedazada encontró con el devenir de los años!


Ella, por aquellos días, ya protagonista de “Misfits” con Clark Gable, Marilyn Monroe y Montgomery Clift.


Desempeñaba su papel de loca, inadaptada y marginal a las mil maravillas, tras los años de largo “estudio”, que para su escuela hubiese deseado Lee Strasberg.



Cimbreó sus caderas machistas, por mor de “adaptarse”, y danzó su vientre árabe.


En pos de sentirse formar parte de algo.


Y ni aún así fue integrada.


Se despedazaba cada vez más, presa de una Marginalidad Inadaptante de Manual, cuyo principal síntoma era la Falta de Integración.


Pobre Freud, pobres misóginos y misóginas incapaces de ver en ella la Femineidad rocambolesca de Cibeles.


La Diosa de los sacerdotes eunucos, adornados con cintas amarillas y rojas, estridentemente atusados, sus voces histriónicas atronando cualquier conversación.


Doquiera que iba se sentía invadida por aquella estridencia.


En un tranvía.


En un restaurante comiendo en silencio sentada.


Sumida en un mar de confusión, eligió seguir sola sentada en su trono.


El Imperio lo exigía, y así fue ella educada.


Se entretuvo escuchando a la Orquesta Nacional Árabe, propia de su condición de Inadaptada.


En la soledad de su Imperio, saboreó el acoso, las denuncias y las adornó con más fotografías, grafismos y letras.


Tal era su venganza.



La de la Cultura.



Una Cultura elevada, rica, secular y ancestral.


El violín árabe contoneó su Córtex Cerebral, y en sutil frotamiento de cuerda con arco, la Cultura le bajó hasta el Hipotálamo.


Ésta vez sin lechos, sin amor desmadejado y sin tristeza.


La Cultura la poseyó, y se sintió al fin perteneciente, integrada, afín.


Por una vez, una más, como en “Misfits”.





 Fotografía: "Ídolo del Agadir de Valerón, mujer en terracota" "Museo Canario". Las Palmas de Gran Canaria.