Translate

sábado, 18 de abril de 2009

FARAH


Pensó que moría y apurando otro cigarrillo se agitó en su propio pensamiento. Pudo colocar su pelo en el punto que le gustaba y se sintió mejor. Cuando vio al hombre atorado ante la visión de una mujer como ella, tan singular, tan árabe y masculina a la vez, sonrió para sus adentros con honda satisfacción. En el fondo le encantaba provocar esas sensaciones. Le halagaba despertar terror en los hombres y sentirse deseada, allá en las alturas como una estatua gigante de Egipto, de aquellas que había visto en el British Museum. Era su venganza frente al desamor que circulaba en aquella Galaxia remota a la que fue desterrada por traicionar su propia naturaleza infantil. Había despertado al horror de golpe, perdida su inocencia de niña para siempre, sin remedio, transformada en venenoso agente del Poder. Aquél Estado maligno que había cancelado toda posibilidad a las buenas gentes de su camada. En general la gente nacida por los años de la "Guerra de los Séis Días" había quedado toda marcada por la desgracia, mucho más teniendo en cuenta que ella era árabe, sin remedio. Una cuestión de raza, no se puede elegir la raza... se lamentaba en su soledad de niña frágil, cosa que solo podía permitirse cuando estaba completamente sola. Se encerraba en su mundo para evitar la agresión de aquella maldad gratuita en la que se había convertido la vida humana. No podía evitar sentirse una igual a su perra, un ser encantado que entendía todos los idiomas en los que le hablaba pero solo capaz de responder con su voz de perro, en ese idioma tan alejado de lo humano...¿o no...? -pensó aturdida por la música de África que la transportaba allá, al mundo real, del que todos querían huir...-
-¿Quién sabe lo que es real o lo que es fantasía?- se preguntaba una y mil veces para responderse a si misma por qué nadie la comprendía. Sentirse un ser más de la Creación, un animal sin pretensiones, como su perra Habiba, otra con el estigma de ser árabe, pensó sonriendo en su mente. Resultaba muy difícil vivir en aquella maldad tan oscura , tan sórdida. Pensó de nuevo en la cara de aquél hombre, otro niño desterrado en la Galaxia de los adultos, remota e inhóspita para un alma tan delicada. Se preguntó a donde iría entrando y saliendo de aquél garaje, mirándola sin poder acercarse, día tras día, mes tras mes. Lo había visto también cerca de su trabajo, coincidieron en el bar tomando café varios días. Él siempre mirando con susto. Ojos huidizos ante la mirada desafiante de Farah y su postura beligerante frente a todo, su aspecto marcial ante la vida. Ella notó un cambio en el hombre-niño, después de tropezar sus miradas varias veces en el bar, él la veía más cercana y ya la miraba abiertamente. Jamás le hablaría, era una cuestión racial,pensó ella acostumbrada a ser despreciada tan abiertamente como la mirada del hombre-niño, transformada por la cotidianidad del encuentro.
Los días pasados habían sido muy angustiantes para Farah. Entre la ausencia de movimiento en las manchas del Sol, observadas por los astrónomos, y la caída del sistema económico mundial, observada por toda la gente pobre como el principio del Fin, a ella le habían quedado muy pocos recursos. La llamada de su más querida amiga la salvó de la muerte. Hablaron durante horas y horas hasta llegar al asunto de la Baraka. Bendita Baraka que solo a musulmanes concierne. También a los animales, niños y locos. ¡Que sabio es Al-Láh! Al final era una suerte ser marginada y poder disfrutar en soledad de su Baraka, sin dar explicaciones. Hablando en silencio con el Silencio Físico de Dios: la propia Naturaleza. Un silencio lleno de sonidos agradables, canturreo de pájaros, ladridos de perros bien humorados, el rumor del viento agitando las ramas de los árboles, las palmeras altísimas mecidas por la brisa del océano, el sol del atardecer iluminando nítidamente las caras de la gente, sus sonrisas ajenas.

jueves, 9 de abril de 2009

La importancia de ser un CERDO


Este CERDO, después de reformar la Constitución, se presenta al tercer mandato y lo ganará dado el carácter fraudulento de las elecciones de Argelia, país que gobierna siguiendo los dictados de los generales del ejército que han hecho asesinar a 200.000 personas desde 1992 hasta 2002. Visitado por los cerditos José María Aznar,"el cerdo de las Açores" y la puerquita argentina Cristina Kischner. La importancia de ser un cerdo que reproduzca el síndrome de Napoleón invade las esferas políticas mundiales y se apunta a todas las ideologías, Stalinismo, Popularismo venezolano, Peronismo argentino y derechona rancia española del Partido Popular...
Hay que ser un gran CERDO, como Mubarak presidente de Egipto y presidir una podredumbre sembrada de cadáveres inocentes...

miércoles, 8 de abril de 2009

Xique-Xique de Igatú, Bahía.

Amor venenoso


Cuando enfilé la vereda y vi aquella casa que había sido un Candomblé, caí en la cerca de alambres de espino y rompí mi ropa al clavármelos. Nada, a partir de aquél momento fue igual. Furtivamente habíamos viajado, mi amor secreto y yo para estar juntos después de muchas mentiras y unas cuantas confusiones que habían hecho posible el tal encuentro que solo duraría tres días. Me sentía feliz, radiante en mi amor impetuoso sin saber lo que vendría después. Continué caminando después de que mi amado me socorriese, preguntándome si me encontraba bien y contesté apresuradamente que sí, más por vergüenza que por ser cierto. Empezamos de nuevo a subir por aquella ladera que subía a la Sierra Diamantina y que nos llevaría a un pequeño pueblito que se había quedado anclado en el siglo XIX, en el esplendor de las minas de diamantes. Había sido un pueblo muy próspero donde incluso había habido un casino, ahora en ruinas, construido para que los acaudalados coroneles que compraban los diamantes se reuniesen. Llegamos a un río subterráneo al que entramos atravesando una cueva angosta para bañarnos por el fuerte calor y la marcha muy fatigosa por las cargas pesadas que llevábamos para pasar los tres días en Xique-Xique de Igatú, nombre de la pequeña ciudad. La cueva estaba oscura, como mi amor por él que jamás podría salir a la luz, y empecé a ver arañas y demás insectos que viven en los lugares donde no llega jamás la luz. El agua de la gruta estaba helada y me hizo perder aún más la noción de donde estaba, me trajo recuerdos de mi infancia bañándome en torrentes del deshielo de Potes en Asturias. Continuamos subiendo la sierra por aquella vereda angosta que se desdibujaba en algunos tramos, y nos daba cada vez más sed, sin remedio ya que no llevábamos agua pensando que podríamos hacer el camino de forma más rápida para no aumentar nuestro pesado fardo de cosas imprescindibles.No pudimos continuar la marcha dado el calor del mediodía y la sed y nos tumbamos a tomar el sol esperando, al menos yo, morir. Mi amado estaba más curtido en estas lides ya que había vivido cinco años con un tribu de indios en el Estado Acre, pero también estaba cansado. Vi los buitres volar haciendo círculos sobre nosotros cuando me tumbé de cara al cielo de un azul desgarrador, y mi sensación de muerte creció al pensar que volaban para esperar a que muriese y devorar mi carroña. Sin saberlo desde el momento en que me había enamorado de él me había transformado en carroña y todas las fieras de alrededor, esta vez humanas, querían despedazarme, al ver mis ojos embobecidos mirándole a él, hablar, reír caminar....
Bebimos agua de arroyuelos dispersos que se habían formado por la represa de agua que hacían los mineros para formar el Garimpo para la extracción de diamantes. Recuerdo que bebía tumbado en el fango sintiéndome una larva moribunda que necesitaba aquel agua limosa para sobrevivir. Aún saciada nuestra sed no podíamos caminar debido al peso que cada vez se hacia menos llevadero y apareció de repente una mujer con dos niños que empezaron a hablar con nosotros, diciendo que venia su marido del Garimpo, la mina diamantífera, y nos ayudaría a subir hasta la ciudad.Así fue, un hombre fiero apareció por la trocha y cogiendo nuestra carga más pesada y llevándosela al hombro nos invitó a caminar libres, acompañándonos en una conversación muy agradable sobre la sierra Diamantina y sobre cada rincón de la trocha, que tenía su porción de historia. Historias de "Pururucas", animales que quemaban la piel del que pasara por debajo con su orín cáustico, y de asesinos que se escondían en casas abandonadas del pueblo hasta que se presentaba la policía federal y tenía que tirotearlos ante su negativa a entregarse a la autoridad. Finalmente llegamos a la entrada del pueblo cuando comenzó a caer un aguacero muy fuerte, mientras nos refugiábamos en la casa abandonada que había sido guarida de forajidos. La familia continuó su marcha en solitario despidiéndose de nosotros con el amor de la gente humilde del interior de Brasil y quedamos solos de nuevo, los dos amantes furtivos, que de tan furtivos no nos atrevíamos ni a besarnos. Pudimos besarnos y acariciarnos solo al final de ese día, por la noche cuando una nube de mosquitos "alas caídas" asaeteaba mis brazos dejándolos de color lila por la ponzoña que me habían inyectado. Cada vez me entraba más y más veneno por aquel amor que había destruido mi sistema de alerta y defensa. Solo esa noche duró nuestro mal amor ya que al día siguiente se presentó su pareja, a la cual habíamos dejado en Salvador de Bahía, distante 700 km de Igatú, después de haberle dado a mi amor un puñetazo en el oído que me dolió en todo mi corazón. Allí acababa la fuga de los amantes de Diamantina, perseguidos por una de las Parcas griegas en su furia desatada. Solo faltaba la escena del revólver para matarlos.No fue ese el final de los infelices, acabaron uno llagado por la Macumba y el otro tomado cautivo de nuevo de su pareja Parca. Ahí acabó la magia de la Sierra Diamantina y regresaron los tres sin hablar en el autobús de línea que tardaba toda la noche y llegaba a Salvador a mediodía.

lunes, 6 de abril de 2009

El principio del fin...


Amaneció en el avión chileno que me llevaba a Sâo Paulo. Lo supe porque abrí la cortinilla de la ventanilla, y el sol me cegó en su despunte. Al mismo tiempo despertaba un hombre oriental bellísimo tres asientos más allá. Es el último recuerdo ¿lúcido? que tengo desde el año 2000... Mi vida ha entrado en un abismo semejante al del avión cuando comienza la maniobra de aterrizaje descendiendo desde 11.000 metros de altura. Imposible parar, solo el aterrizaje en una pista segura me dará la realidad perdida. Construida con toques de xilófono infantil desjaretado y cuentos de Clarice Lispector. Con mapas de África y animales que no me obedezcan. Con soledad repleta de gente que revolotee en mi vida y no me de ni un minuto de sosiego. Llena de calderos humeantes y gente comiendo en mi casa. Músicas me transportan a la lejanía de un cigarrillo en Bagdad, antes ciudad de la Paz... Habéis destrozado mi vida como las estatuas de Saddam Husseín, arrancado pedazos de mi corazón, como si fueran las piernas de hierro retorcidas por la morralla enfebrecida.Ahora más que nunca mi vida es plena: vacía y llena, amada y odiada, alejada y cercana...
Ladrones y ladronas atacaban mis inexistentes posesiones, hasta mis muñecos de papel, de mi novela de cordel de esas que se hacen para la gente que no sabe leer, querían robarme. Venid a llevaros cada una de las motas de polvo que adornan mi casa vacía. Estará, así, más llena y seré más rica que en ningún momento de mi vida. Catalogádme en vuestra ansia de coleccionista, y clavádme alfileres en las alas para meterme en una vitrina de cristal. Ahí podréis disertar sobre mi vida, sin necesidad de que yo tenga ni un hálito, mis alas extendidas y resecas para siempre, en secreto marchitarán vuestras paredes y las cubrirán de maldiciones poderosas.
Entonces el avión llegó al aparcamiento y estacionándose paró los ensordecedores motores que habían destruído mis oidos durante toda la noche de vuelo transoceánico. Al disponerme a bajar y encaminarme hacia aquel guante en forma de acordeón que nos transportaría hasta el interior del aeropuerto y nos vomitaría ante la policía federal de fronteras, pensé que todo era irreal y que era imposible que en once horas estuviese a quince mil kilómetros de la casa de mi padre. Pensé en el engaño magistral que hacia que trescientas personas embarcasen en una lata que cruzaba los cielos, y bajaran creyendo que el horario había cambiado y que estábamos en otro continente, es más en otra estación: el verano en Diciembre. Cosa extraña a los europeos tan afines a Vivaldi y su tiempo ordenado en Otoño, primavera y todas las demás danzas sucesivas.
De pronto me acordé de una canción de Manu Chao que dice "Nos engañaron con lo de la primavera" y que repite en una folia "¿Que horas son mi corazón?" ¿Que hora será en Mali? y ¿que hora será en Bruselas? ¿en Moscú? ¿Existirá la hora en definitiva o será un engaño más de politicos y curas de todas las religiones, hasta de las que tienen prohibido el Clero?
Un empleado del aeropuerto me advirtió de que me pondrían una multa si continuaba fumando en aquel lugar donde estaba terminantemente prohibido, y me devolvió a ¿la realidad?... era mi turno para pasar la frontera, y me pregunté si sería real la frontera, si existirían límites para los monos dorados o los colibríes y tucanes. Quedó demostrado que no existía nada cuando en el coche de mi amiga me dirigía hacia su ciudad, distante cuatro horas por una autopista que parecía el norte de Italia con sus vacas y todo, escuchando una música árabe y leí en un cartel que estaba abandonando la ciudad de Sâo Paulo. Desde ese día la realidad se ha evaporado y no encuentro mi cerebro más que para hacer pis por la noche sin abrir los ojos mientras me dirijo al baño. Intento ver sin luces, para ser un animal salvaje y no lo consigo, pero lo intento...

Sueño con volar, lejos, donde nada ni nadie me alcance. Cerca de ti, amor mío, mientras veo volar aviones desde mi terraza, suspendida en mi otomana. Cuento los minutos para que llegue la hora de cumplirse nuestro pacto: será dulce y amargo, respondiendo a la pregunta sobre mi sabor, e interminable como el infinito, respondiéndome a mi misma. La violenta Italia temblará ante nuestro deseo; desafiará a todas las religiones del mundo y nuestros gritos de placer llegarán hasta la frontera de Qeta, allá por el Afganistán con forma de pavo. Huiré de la muerte en tus brazos, para abrazarla para siempre en compañía de tu preciosa boca, lindo niño, que estarás algún día entre los jueces para hablarles de mí. De lo mala que he sido, al tener celos de cualquiera que pudiera acercársete, de lo impío de mi celo al observarte, como en una pecera; te doy licencia, ya sabes que los moros cobran barato, para que hagas conmigo lo que quieras. Hasta podrías secuestrarme tú, si es que ese es tu deseo. Acudiré pronta, con mi túnica roja como la sangre y mi capa azul celeste, hasta donde se haya de cumplir mi destino de naranjas amargas. Cortaré mis manos al ver tus ojos, con el cuchillo de pelar toronjas, sin poder remediarlo como las amigas de la mujer de Josafat, al ver al increíble José. Como él esperaré, mi destino en silencio, abrumada por el gentío que no me dice nada, hasta que vengas a rescatarme de esta nada vacía, en la que veo pasar aviones desde mi terraza, suspendida en mi otomana…

miércoles, 1 de abril de 2009

Afganistán legaliza la violación dentro del matrimonio


El presidente afgano, Hamid Karzai, respalda una ley que impide a las mujeres negarse a practicar sexo y salir de casa sin el consentimiento de sus maridos


EUROPA PRESS - Londres - 31/03/2009 11:13

El presidente afgano, Hamid Karzai, ha recibido una lluvia de críticas por intentar ganar votos para las elecciones presidenciales de Afganistán mediante el respaldo de una ley que legaliza las violaciones en el seno del matrimonio y prohíbe que las mujeres salgan de sus casas sin autorización previa de sus maridos, alertó ayer la ONU.

Karzai firmó la ley el mes pasado a pesar de la expresa condena de los activistas pro Derechos Humanos y algunos primeros ministros que denuncian que es una burla al respeto a los Derechos Humanos básicos recogidos en la constitución del país, según informaciones del diario The Guardian recogidas por Europa Press.

El documento final todavía no se ha publicado, pero la ley contiene artículos que prohíben expresamente a las mujeres a abandonar sus hogares sin el permiso de su marido. Sólo pueden buscar trabajo, ir al colegio, o visitar al médico con permiso de su esposo, al tiempo que no pueden rechazar practicar sexo con su cónyuge.

Un informe elaborado por el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) también alerta de que la normativa garantiza la custodia de los hijos únicamente a sus padres o abuelos.
"Peor que con los Talibán"

La senadora Humaira Namati, miembro de la Cámara Alta del Parlamento afgano, manifestó, por su parte, que la ley es "peor que con los talibán" en referencia a cuándo estuvieron en el poder hasta que fueron derrocados en 2001 en una ofensiva norteamericana. "Todo aquel que habló claro (durante ese periodo) fue acusado de atentar contra el Islam", añadió la senadora afgana.

La constitución del país permite a los Shias (seguidores de Ali), que representan aproximadamente el 10% de la población, a que tengan más de una familia en base a la jurisprudencia tradicional Shia. Pero la constitución y varios tratados internacionales firmados por Afganistán garantizan la igualdad de derechos entre mujeres y hombres.

Shinkai Zahine Karokhail, como otras mujeres parlamentarias, denunciaron que tras un acuerdo inicial alcanzado por el presidente afgano, las autoridades pasaron la ley con una velocidad sin precedentes y con ausencia total de debate. "La quisieron aprobar como si de una negociación secreta se tratase", denunció. "Había cantidad de puntos que queríamos cambiar pero no quisieron entrar en discusiones porque (Karzai) quería contentar a los Shia antes de que se celebren los comicios", detalló.

Aunque el Ministerio de Justicia afgano confirmó que Karazi firmó la ley en algún momento del pasado mes, existe confusión sobre el contenido total de ésta, de la que los activistas pro de Derechos Humanos han rogado obtener una copia. En ese sentido, el Ministerio recordó que la ley no se dará a conocer hasta que se solucionen varios "problemas de carácter técnico".