Translate

jueves, 30 de diciembre de 2010

De la lobezna Habiba tiritando.

Habiba estaba extraña. Había pasado dos días vomitando pero a Farah no le extrañó pues ella misma había vomitado los dos días por la mañana. Fueron a la veterinaria y dijeron que estaba bien. No tenía fiebre, el tratamiento fue dieta y un antiácido. Por la noche a la hora de dormir Habiba tiritaba a su lado, en la cama, y sacaba la lengua en evidente signo de calor interno. Al final, hecho el efecto el antiácido, parece, o la oración contra los hechizos que Farah había rezado con su mano derecha puesta en la barriga de la loba, se durmieron las dos. Al despertar Habiba parecía recuperada y comió arroz de su dieta.

Farah amaba a aquella loba feroz pequeñita, compañera de muchos sucesos y vivencias. Era una loba políglota y ella podía hablarle en portugués, italiano, árabe y español. Su mirada era muy dulce y le hacía recordar a Farah a su propia adolescencia, ella tenía la misma mirada.

El tiempo y el roce con humanos habían hecho a Farah más diplomática y ahora sabía ocultar sus ojos, no tras unas gafas negras como su amiga Materia, sino mirando a la gente y quemando sus sentidos hasta que estos desaparecían de su ángulo visual.

La mirada de Farah era realmente desconcertante, así como su propio carácter y eso hacía a la gente apartarse, dejarla con su espacio libre so pena de llevar fuertes llamaradas de aquellos ojos verdes, incendiados por el rojo de la alheña de su pelo.

Decidió que al día siguiente celebrarían un ritual de la Henna, ella y Habiba, que la usaba desde que era una cachorrita. Pintarían su pelo las dos, y Farah pintaría sus manos para recibir el Nuevo Año, Los pies se los pintaría sólo cuando llegase su mayor bien, cosa que ella esperaba desde hacía cuarenta y cinco años. Así llenas de planes y con una sensación de aventura que nunca las abandonaba, ni a la loba ni a ella, emprendieron el día que presentaba un cielo del desierto, lleno de miles de nubes pequeñas y redondas, colocadas en perfecta sincronía. Aún no había salido el sol...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.