Translate

sábado, 4 de diciembre de 2010

Miguel Hernández, "El rayo que no cesa"

Un carnívoro cuchillo
de ala dulce y homicida
sostiene un vuelo y un brillo
alrededor de mi vida.

Rayo de metal crispado
fulgentemente caído,
picotea mi costado
y hace en él un triste nido.

Mi sien, florido balcón
de mis edades tempranas,
negra está, y mi corazón,
y mi corazón con canas.

Tal es la mala virtud
del rayo que me rodea,
que voy a mi juventud
como la luna a mi aldea.

Recojo con las pestañas
sal del alma y sal del ojo
y flores de telarañas
de mis tristezas recojo.

¿A dónde iré que no vaya
mi perdición a buscar?
Tu destino es de la playa
y mi vocación del mar.

Descansar de esta labor
de huracán, amor o infierno
no es posible, y el dolor
me hará a mi pesar eterno.

Pero al fin podré vencerte,
ave y rayo secular,
corazón, que de la muerte
nadie ha de hacerme dudar.

Sigue, pues, sigue cuchillo,
volando, hiriendo. Algún día
se pondrá el tiempo amarillo
sobre mi fotografía.

1 comentario:

  1. Buenas tardes "Magreb 2005", coincido plenamente contigo, Whitman marco un antes y un después en la poesía norteamericana del siglo XIX.
    No pude ir, andaba en el Puerto de la Cruz todo este tiempo, pero regresé a la Laguna esta semana de diciembre. La vi en la web de Izaskun y en tu blog, y tus collage, son curiosos, a la par de atrayentes, me recuerdan a los que hace Pepe Dámaso, en serio.
    Un abrazo fraternal.
    Hasta Pronto.

    ResponderEliminar

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.