Translate

domingo, 14 de agosto de 2011

De los sueños, el mal humor y la tristeza.


Escuchaba el Taqsim Bayati mientras pensaba en el extraño día que le había tocado vivir.
Había soñado con un hombre árabe y estaban los dos en una ciudad de Marruecos, probablemente Agadir, y hablaban y caminaban. La situación era de una familiaridad rayana al matrimonio, y se sintió muy bien a su lado. Era un hombre más bajo que ella de estatura, con una voz grave que le hablaba en idioma Chlou, Vestido con aquellos pantalones clásicos que tanto le gustaban a los hombres árabes y camisa de botones. Ella caminaba a su lado y sintió la felicidad presente, Se había dormido comiendo almendras tostadas y se despertó en un reguero de almendras sin comer, y triste porque sólo fuera un sueño. Quería sentir a ese hombre a su lado al despertar y hacer te para los dos...
Se miró al espejo, y vio sus ojos sin desmaquillar pintados de turquesa y marrón. Contempló sus cabellos de henna revueltos por la cama. Observó su tatuaje en la barbilla, y se sintió apesadumbrada, y hasta abrumada, por el peso de su feminidad tan poderosa, que hacía que necesitara tener a ese hombre por la mañana en el baño con ella, ducharse juntos....
Tomó café y te y no lograba despertarse y llamo a su amiga, heredera de los que degollaron al tirano Hernán Peraza, que inmediatamente, a través del sonido de su voz, le transmitió la calma necesaria para afrontar todo aquel peso.
Cocinó, lavó, estudió y aún así, sentía el peso de la falta de aquel hombre de sus sueños, en su vida, en su casa, en aquel mismo instante.
Fue sincera consigo misma y se dirigió al baño, ¡nada
como un buen Hamam para sacar todo lo malo...!
Escuchó la música dedicada a Hathor la diosa-vaca con un disco solar entre los cuernos, y se sintió mejor al lavar su cabello y enjabonar su cuerpo con jabón de argán.
Fumó un cigarrillo después del baño y se dirigió a su triste vida en espera de dormirse y soñar de nuevo....

5 comentarios:

  1. Magnífico, Farah. Ya decía yo que me olía a almendras tostadas esta tarde... Los indicios están: sólo tengo que permanecer atenta. :)

    ResponderEliminar
  2. Magnífico, Farah. Ya decía yo que me olía a almendras tostadas esta tarde... Los indicios están: sólo tengo que permanecer atenta. :)

    ResponderEliminar
  3. Farah,en su feminidad tan abrumadora,tiene una enorme necesidad de utilizar esas emociones que la feminidad le repora.Sólo cuando esto le produce tristeza,llama a su guardía-guerrera,la nueva Huatacupercha,que le habla y guarda sus sueños,sin ella saberlo,con su fortaleza y presencia.Deja que cuando sus sueños vuelven,nadie interrumpa a Farah.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, cuando Farah come almendras tostadas las huelo también, sufro con ella esa soledad y ansío con ella la llegada. La llegadas suelen ser más alentadoras que las despedidas.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, cuando Farah come almendras tostadas las huelo también, sufro con ella esa soledad y ansío con ella la llegada. La llegadas suelen ser más alentadoras que las despedidas.

    ResponderEliminar

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.