Translate

domingo, 11 de septiembre de 2011

Soñando, tirada en la cama, con el amor que ya fue.


Se resistió a dar el brazo a torcer, y se tiró boca arriba encima de sus almohadones rosa, de cachemir, soñando con todo el catálogo de amor que la había despreciado, por no saber lo que era el amor.
Confundir sumisión con amor, a veces, en la mayoría de los casos, nos lleva a tener un amor psicópata, inexistente.Los psicópatas no pueden amar ya que no tienen emociones.
 Soñó entonces, con un uniforme británico que la venía a rescatar de la invasión, traicionando a la patria por el gran amor que sentía por ella. La ayudó a escapar de Lisboa en los galeones británicos en los que huyó la corte de la invasión napoleónica, estableciéndose en Río de Janeiro. 
Una simple esclava no viajaría en los navíos de la realeza de Bragança, y se besaron apasionadamente, antes de que ella subiese a la chalupa que la llevaría a la nao.
Nadie imaginó el poder femenino de las esclavas al establecerse el acuerdo de Bragança, una vez superado el problema napoleónico y Juan VI, dejando en el poder al Emperador de Brasil, Don Pedro, con título de virrey....
Ella se sentía heredera de "Xica da Silva", esclava que casó con el contratador de diamantes Joâo Fernandes de Oliveira, teniendo trece hijos, a los que su padre dio su apellido, cosa extraña por aquella época con los hijos tenidos con concubinas negras.
Pensó en el amor de su navegante precioso, negro, con el que ejercía de concubina. Él le había dicho que estaba casado desde el primer día y se arrobó en su recuerdo, sintiendo el olor del perfume de su piel, su suavidad y su ternura, mezcla de fiereza, sinceridad y naturalidad ante todo. Esto lo hacían irresistible para ella, la esclava, al fin liberta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.