Translate

miércoles, 5 de octubre de 2011

De la chatarra y su poder corrosivo.


La mayoría de las veces, nuestras vidas van quedando llenas de “chatarra espacial”, como la que circunda la Tierra, y que hay que vender o deshacerse de ella, pues llega a convertirse en un lastre insoportable. Estafadores emocionales, que te han hecho creer que la vida es engañar y ser engañada, a fuerza de entregarte al yunque y al martillo del falso amor.
Pueden ser estafadores ocasionales, “descuideros” llamémosles así, o verdaderos profesionales que te hacen un agujero en el alma, difícil de cerrar.
Se da la paradoja de que el verdadero estafador, al final es el único estafado, pues una vez cometido el delito queda flotando alrededor del alma de una, como si de chatarra espacial se tratase, girando para siempre en nuestra órbita, debiéndonos algo que nunca podrán pagar.
Bonito castigo el de quedarse adherido a un planeta radiante de luz, sin poder acercarte nunca más, y sólo poder mirarlo de lejos, como una tuerca perdida, o un destornillador que se escapó de la mano de cualquier astronauta.
Podemos llamar al viento Ruh, que hará que se hielen de frío, o llamar a los ángeles, que les aterrorizarán con su colosal tamaño al topar con seres de corazón podrido, convertidos en tuercas y tornillos retorcidos, pero la mejor solución es cambiar la órbita, y que se precipiten para siempre en el negro vacío, a la espera de ser tragados por algún agujero negro.
Para variar la órbita, hay que tener un instinto animal muy fuerte, buenos asistentes-lobos y cernícalos servirán- con agudas garras y dientes, para que te ayuden a despedazar al enemigo-chatarra, y así seguir felizmente tu trayectoria cósmica, de manera más leve, sin tanto imán pegado que casi no te dejaba dar vueltas sobre ti misma, para poder contemplar la belleza majestuosa de tu atmósfera, el mar que te recubre, el magnetismo de los satélites que te influyen, y poder contemplar de nuevo una aurora límpida, ésta vez, sin chatarra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.