Translate

jueves, 2 de agosto de 2012

De Farah en el pueblo nazi, animada por la violencia y a punto de empezar a remar.




Tomó un baño, después del día de calor asfixiante, pensando en la paz que había vivido con el locuaz Edipo y la Reina  Sirena, comiendo y disfrutando del Olympo. Habló con su hermano, el que le había mostrado las vías del tren en Hamburgo, dónde ella recordó que por aquellas mismas vías de aquel país maléfico, habían transportado en vagones de ganado a seis millones de humanos para exterminarlos. La sorprendió tanto pues, quizás, ya intuía que le tocaría vivir la subida del poder Fascista en su país, y que tendría que llevar una estrella, esta vez de color verde y en forma de pentáculo en la que se leería debajo “Al-Magreb”.
Al salir a ver la Luna llena del Ramadán, fue insultada, perseguida por una horda adolescente, cual Juventudes hitlerianas, que la amenazaron, incluso con pegarle, espetándole un soez: “Vamos a arreglar esto tú y yo en la arena...”.
Ella ni se sintió capaz de responder a nada, y sólo advirtió que no se le acercase nadie, marcando el número que la Gendarmería Real le había facilitado la noche anterior al contarles el caso. Sólo escuchó el sonido de un teléfono desconectado... Sintió asco y decepción a la vez.
Llegó a su casa con la respiración entrecortada y su primera reacción, de temor, fue cerrar todas las ventanas y apagar las luces, intentando refugiarse a través del hilo del teléfono, en sus hermanxs...
Pasado el asunto, calmada su alma por la voz triste de la Reina Sirena, pensó en que al día siguiente iba a tomar contacto con la navegación y a aprender a remar, y esto sació su sed asesina de venganza. Jamás permitiría que la volvieran a meter en un vagón para ganado.

1 comentario:

  1. Ni a Chavela ni a ti, hay quien las meta en cintura, y eso que la tienen de avispa. Un brindis por las mejores de nosotras, ustedes dos: belleza, talento, y además coraje para ejercer la libertad.

    ResponderEliminar

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.