Translate

lunes, 21 de enero de 2013

De Farah, remontando las escarpadas cimas de la Hammada.




Se sintió agotada al pie de aquella escarpada cima que llevaba el nombre de Guajara. Sólo de mirarla decidió acampar en la llanura emocional, sin sentimientos, a prepararse para subir con su camella aquel sendero en compañía de su loba y su tortuga, en espera de la aparición de los cernícalos, que le dieran la orden de partida.
Había decidido repudiar su clan familiar, desafiando el amor que un día decidió tenerles, y vivir sola, sin clan, sin tribu, una mujer sola en la Hammada, desierto rocoso de escarpados volcanes apagados, allá por el Cuaternario.
Se sintió triste y vacía, y lloró en soledad, amargamente, al saber que no vería nunca a su clan.
Decidió, de una vez por todas que su tribu era de lobas y tortugas, seres más compasivos y solidarios, y eliminó toda duda sobre su solución. Cerró sus círculos mágicos para ellos, y jamás volvería a abrirlos, pasara lo que pasara.
Recordó de golpe todos los desaires, las humillaciones infantiles, por su aspecto moreno diferente al de sus hermanos, sus modales majestuosos, tildados de “amanerados” por su masculina hermana. Le dolió en lo más hondo de su corazón la falta de noticias de su hermano, y decidió borrarlo de su vida para siempre.
Con su madre la guerra venía de lejos, desde que ella naciera a gusto de su padre y no respondiera a ninguna de sus expectativas, siempre fracasadas de antemano.
Ella y su victimismo hebráico... Siempre con lágrimas falsas prestas a acudir a sus ojos, hinchados por la mentira de siglos. Manipulando desde antes de nacer, deseando que Farah fuera como ella quería, sin aceptar ser el arco que la disparara a la vida, fuese como fuese, aceptándola, siempre tarde y de mala manera. Pensó en que jamás, ni una sola vez la había escuchado decirle: Perdóname Farah, estaba nerviosa, me equivoqué... Siempre, fingiendo a las dos horas, que nada había pasado... Pero esta vez, todo había cambiado, se había roto finalmente un cordón umbilical envenenado que la ataba a ella, y a su venenosa actitud.
Los Derviches la había enseñado, ¡a ella una mujer!, a no manipular ni dejarse manipular, a estar siempre en sintonía con la Naturaleza, y eso no permitiría que se lo arrebatase familia ni clan alguno.
Sintió insomnio, ganas de tomar café y de disfrutar de su sabor, de su aroma mirando las estrellas, como sólo se ven en el Sáhara.



Una "Hamada" o "Hammada" es un tipo de paisaje de 

desierto pedregoso, caracterizado en gran parte por su

paisaje árido, duro, de mesetas rocosas y con muy poca 

arena



.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.