Translate

sábado, 27 de abril de 2013

DE LA COBARDÍA, Y DE COMO FARAH SE CONVIRTIÓ EN UN SER SALVAJE.





Se sintió insultada, en su alma de noble guerrera, por la cobardía de vivir sin honor.

Emplumó sus orejas, a la manera Guaraní, tatuó su barbilla, según la tradición Touareg, y se dispuso a despedazar la cobardía con sus propios dientes, si 
fuese necesario.

Un animal salvaje, desconocido, furioso, brotó de lo más hondo de su ser, ante la deshonra continuada. Añoró sus tierras, “las tierras malas”, que nadie quiso, y que ella amaba con pasión.


El recuerdo de aquella tierra roja, venturosa y feliz que le había devuelto la felicidad y la fiereza, la acarició. Pensaba que ya todo estaba perdido, cuando llegó 
allí, de la mano de su compañero, de mil lágrimas derramadas, melancólicos los dos por un mundo que ya no existía.


 Deseó volver a recorrer aquellos páramos que la hicieron feliz. Aquel desierto amado, arenoso en los Jables, y pedregoso en la Hamada. Su mente tenía 
grabada cada cima de cada montaña, cada sendero, cada gavia.

Sin amor, sólo deseaba ser mecida por el rumor del mar y la música del viento. Caminaría sin descanso, para siempre, en un eterno peregrinar. Como golondrina de 
África, volaría de nuevo a aquellas tierras, jamás abandonadas, sólo por un instante, el mismo instante en que fue desafiada, de manera brutal. Se juró no soportar más aquel despropósito de ignorancia, y tornó a ser salvaje, nómada mezcla de navegantes portugueses, cristianos nuevos del Reino de Navarra. 

Su sangre africana se mezcló con sus orejas emplumadas, a la moda guaraní, tupí, y emprendió el camino para no regresar jamás.


4 comentarios:

  1. Quién no ama a Farah, nunca amó y será un triste figura de estatua de sal.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Honor!! ¿Y para que le hacen falta a Farah el honor, los honores o los reconocimientos honorables? Ella tiene el talento, la dignidad y el coraje.
    Nos pueden herir, agotar, enfermar y entristecer hasta la médula, pero somos supervivientes, nos reconocemos entre nosotras y vivimos la mar de bien. Somos inmensamente poderosas e influyentes. Cambiamos el mundo día a día, cotidianamente y en términos históricos. Gracias por escribir Farah.

    ResponderEliminar
  3. Cándido, yo también le amo. Si no lo hiciese me convertiría en estatua de...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por leer, Princesa Salomé...

    ResponderEliminar

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.