Translate

domingo, 19 de enero de 2014

Amargo, dulce...


Nunca llegó a comprender el sentido de aquel juego. Una partida diabólica en la que siempre perdía ella…
Tratábase de seducirla, dejarla rendida de amor. Más tarde se tiran los dados, y sale: amargo de hiel. Entonces toca rechazarla, hablarle de forma desagradable, hacerla sentir que no merecía aquel amor, que era demasiado procaz, por haberse entregado de aquella manera, sin barreras.
Después viene el silencio. Un silencio de muerte. Helado y desapacible, con un viento muy fuerte que barre las paredes del corazón. Ya llegarán las disculpas, pero esa es la siguiente tirada de dados.
Se atesoran los dados en la mano, se baten y se tiran en una superficie lisa, sin arrugas, a ser posible en la misma Puerta del Infierno.
Se piden disculpas alegando lo preocupado que estaba él por sus cosas… El trabajo no va bien, soy muy poco comunicativo, no quiero comprometerme a nada serio.
Subyacían en aquellas palabras las frases reales: ¡sucia árabe! ¿Cómo te imaginas que voy a mostrarme contigo delante de nadie? ¡Te lo creíste todo!
¿De verdad pensaste que tú y yo podríamos llegar a algo más que a revolcarnos en una cama, mujer rara y antipática?
¿Pensaste sinceramente que iba a dejar que la gente me viera junto a una mujer como tú?
Después de que ella haya puesto en marcha su neurósis, por el maltrato dado y las disculpas posteriores, se vuelve a estar con ella.
Se la enamora aún más, perdidamente. Después uno finge olvidar el reloj en el baño de su casa. Así tendrá algo en lo que entretenerse y pensará en mí- se decía él muy seguro de sí, embozado en su silencio malsano.

Cuando ella descubrió su juego puso sus cartas sobre la mesa- su neurótica respuesta a tanto maltrato- él fingió no encontrarse bien, y guardó silencio, mientras pensaba en la siguiente tirada de dados. Y así pasaban sus día, él y ella. Uno jugando a los dados, la otra jugando a las cartas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios "anónimos" no serán bien recibidos y jamás publicados.